Cómo ahorrar energía eléctrica y evitar que tu factura se dispare

Cómo ahorrar energía eléctrica y evitar que tu factura se dispare

En SINSA siempre estamos buscando opciones para facilitar el ahorro de las familias nicaragüenses. Por eso, y a propósito de una reciente alza en la tarifa de energía eléctrica publicada a finales de enero, queremos ayudarte con una lista de consejos para que podas ahorrar el consumo de este servicio, ya sea en tu casa o en la oficina.

Una de las claves del ahorro está en poner el ojo en la iluminación, ya que puede representar gran parte del consumo de energía en el hogar.

Invertir en iluminación LED o ahorrativa

Cambiar tus bombillos por lámparas con este tipo de tecnologías puede ser una de las mejores inversiones para disminuir el consumo de electricidad. Deborah Agurto, una de las asesores expertas en iluminación de SINSA, aclara que si bien este tipo de bombillos  tienen un costo algo mayor que los tradicionales representan un sustancial ahorro al momento de recibir la factura energética, “cada año la tecnología viene más barata y eficiente, de manera que pensar que se debe invertir una gran cantidad para poder cambiar en la actualidad ya no es una limitante. Sí tiene un precio mayor si comparamos un bombillo LED con uno halógeno que cuesta alrededor de 40 córdobas. Sin embargo, el ahorro es sustancial a largo plazo en la factura eléctrica”.

Leer también: El blog del experto

Una inversión para cambiar los bombillos amarillos por bujías ahorrativas o en el mejor de los casos, usar LED podrías reducir la factura entre 75% y 90%. Por ejemplo, explica Agurto, “con un bombillo LED de 12W equivalente a uno de 100W incandescente, podés ahorrar C$ 132.55 por mes si el consumo promedio es de 8 horas diarias.

Cómo ahorrar energía eléctrica y evitar que tu factura se dispare

 

En este punto, también se debe tomar en cuenta la limpieza de los focos en función del ambiente en el que se utiliza ya que el polvo acumulado disminuye la luminosidad.

Cómo ahorrar energía eléctrica y evitar que tu factura se dispare

Elegir bien

La intensidad del bombillo es importante para reducir el consumo. Agurto aconseja que si se trata de una sala donde vas a estar, estudiar o limpiar, optés por una lámpara de 10 a 12W que ilumine toda la habitación o si buscas un ambiente más acogedor, podes utilizar una lámpara más cálida de 7-9W, también se tiene la opción de comprar bombillos atenuables permitiendo regularle la intensidad según tus necesidades.

“Cuando tenemos una luz regulable, nosotros decidimos la intensidad de la iluminación, esto hace más practico sencillo según los requerimientos del momento”, agrega.

Otras opciones

Luces con sensores de movimiento

Esta es una buena opción para ahorrar energía, principalmente si se colocan en áreas como patios, jardines y garajes. “Estas consisten en que al percibir el movimiento, las luces se encienden automáticamente y al cabo de un rato, se apagan de la misma forma”, comenta Agurto. Otras áreas donde es recomendable su uso son baños y pasillos. La inversión en este tipo de tecnologías puede ser de entre 11 y 60 dólares cada lámpara, según el tamaño y diseño.

Invertir en energía renovable

Optar por fuentes de energía limpia cada vez es más accesible para el consumo del hogar. Hoy en día es posible usar lámparas solares pequeñas que no consumen energía eléctrica, no requieren mantenimiento, tienen costos bajos de compra y rinden aproximadamente 5 horas al día. Aunque la intensidad de su luz es el equivalente a 30W de los bombillos tradicionales, suelen ser una opción adecuada para  áreas como el patio o terraza. Se cuenta con estilos variados de lámparas de pared, postes, mini poste o estacas, que se adecúan a los espacios exteriores y a la vez, permiten un ahorro considerable en la factura.

Cómo ahorrar energía eléctrica y evitar que tu factura se dispare

“Para cargarse, solo necesitan entre cinco o seis horas, que bien puede ser a partir del mediodía y a las seis o siete de la noche ya pueden encenderse. Algunas de ellas, se mantienen encendidas toda la madrugada y al despertar al día siguiente, todavía podemos ver un poquito de luz en el bombillo”, asegura Agurto.

Apagar las luces que no estás utilizando

Suena obvio, pero en ocasiones se ignora la importancia de este de este paso, que al convertir en un hábito, también puede permitirte ahorrar más en la factura eléctrica.

Si seguís estos consejos, al cabo de uno o dos meses, podrás notar cambios positivos en tu factura que te ayudarán a hacer rendir tu dinero, esto al mismo tiempo que mejorás tus hábitos y utilizas equipos de calidad que benefician al medio ambiente al reducir las emisiones de calor y el consumo eléctrico.