¿Cómo elegir el abanico de techo perfecto?

¿Cómo elegir el abanico de techo perfecto?

En estos días de humedad y bochorno, el abanico y el aire acondicionado se convierten en los mejores aliados para combatir el efecto de las altas temperaturas. Y si bien un aire acondicionado es la mejor opción para refrescarse, estos no siempre son la opción más económica.

Lo que pocos saben es que los ventiladores, además de ser útiles para reducir la sensación de calor, dan un toque elegante y moderno a nuestros espacios. Yelba Cruz del departamento de Compras para iluminación y exterior de SINSA, explica qué debe tomarse en cuenta a la hora de elegir un abanico de techo.

¿Dónde lo voy a poner?

El primer factor a considerar es el lugar a instalarse. Esto, advierte la experta, se debe a que un abanico de techo para exteriores puede usarse en áreas cerradas, pero uno para interiores no puede colocarse en espacios como terrazas o patios, por ejemplo.

“Los ventiladores para áreas exteriores necesitan soportar la humedad, que sean de acero inoxidable, tener un sistema eléctrico sellado contra la humedad y aspas resistentes a todo tipo de climas, porque a veces las terrazas pueden ser abiertas y al llover con viento, puede mojarse y dañar por ejemplo la parte eléctrica en caso de no ser apto para estos espacios”, explica Cruz.

Tamaño y espacio

Una vez definida la ubicación, se debe pensar en el diámetro del abanico de techo. “Si el diámetro es grande esto significará que el alcance de las aspas será mayor y tendrá un menor consumo de energía, por lo tanto, podrá empujar un mayor volumen de aire”, agrega la experta.

Esto, aclara, no significa que siempre debés elegir un abanico de aspas grandes, ya que tenés que tomar en cuenta el espacio donde lo vas a instalar y asegurarte que no haya nada “cerca” del ventilador una vez colocado.

¿Entonces qué tamaño elegir? Cruz asegura que para una habitación de unos 9m2, que por lo general es la medida del cuarto de un niño, podés escoger un abanico de 30 pulgadas, mientras que si es para la sala principal, podés optar por uno de 42 pulgadas si hablamos de un espacio de máximo 25 metros cuadrados.

Existen ventiladores más grandes, de hasta 60 pulgadas de diámetro. Estos son ideales para espacios mayores a 36 m2 y por lo general, se colocan en el centro de la habitación para que refresque de manera eficiente.

¿Cómo elegir el abanico de techo perfecto?

Para gustos, los colores… y materiales

Las tendencias en ventiladores están enfocadas en aportar ese toque de modernidad, por lo que suelen ser de colores metálicos o blancos, aunque también hay opciones en color chocolate. Si se trata del material de las aspas, pueden ser de plástico, acero o madera.

Los de aspas de metal son los más resistentes y más fáciles de limpiar, pero no se recomiendan para las habitaciones de los niños, ya que si una parte del cuerpo entra en contacto con el abanico encendido, puede provocar alguna herida. Para la habitación o sala de estar, lo recomendable es usar un ventilador de madera, ya que da la sensación de calidez y es más fácil de combinar.

2 en 1

Otra ventaja de optar por un abanico de techo, es que podés utilizarlo como lámpara, de modo que “hacés una sola inversión al comprar un ventilador con iluminación, en lugar de comprar un abanico y una lámpara de pie”.

En este tipo de artículos además de la diversidad de diseños, hay diferentes funcionalidades. Por ejemplo, existen los tradicionales que tienen el portalámparas o bien podés elegir uno que trae los bombillos LED incorporados y podés elegir entre una luz cálida o más fría.

Si te decidís por uno con iluminación LED, puede traer más beneficios que solo “quitarte el calor”, ya que estos proveen una luz con mayor uniformidad, consumen menos energía y tienen un promedio de vida de 20 años, por lo que ahorrarás más en tu factura eléctrica.

Instalación

Una vez decidido el tipo de abanico que vas a comprar, para instalarlo debés pedir ayuda de un especialista, ya que debés tomar en cuenta ciertos aspectos. Por ejemplo, lo primero que debe hacerse es asegurar el sistema eléctrico y que el anclaje sea capaz de resistir el peso del ventilador.

“Además debés tener lista la espera para el abanico, ya sea si es solo es con iluminación o no, porque no es lo mismo colocar la lámpara que un ventilador con lámpara”, advierte la experta.

En cuanto a la altura, la asesora recomienda ubicarlo a 2.10 metros del suelo y mantener un margen de 50 centímetros con cualquier otro objeto.

Así que ya sabés, elegir un ventilador de techo puede ser una gran inversión y además ayudarte a combatir el calor.