Compartir es la clave para disfrutar la Navidad

8 noviembre, 2019 | Etiquetas: , ,

Óscar espera con ilusión que llega Navidad para decorar el árbol de su casa y llenarlo de “pelotitas de colores”. También le encanta poner el nacimiento, las instalaciones de luces y viajar a Juigalpa el 24 de diciembre para reunirse con toda su familia. Pero de todo ello, lo que más le gusta de esta temporada a este niño de nueve años es compartir un buen plato de comida con su mamá y jugar con sus primos.

Oscar en taller de manualidades en SINSA

A su edad, ha vencido el miedo a las agujas después de haber sido tratado por un tipo de cáncer poco frecuente que se le detectó a los siete años. También sabe que compartir un momento con sus amigos y familia, es la mejor de las diversiones.

Hace un año y medio Óscar venció el cáncer, experiencia que le ha hecho valorar más que nunca cada momento que pasa en familia y con sus “36 amigos” que tiene en el colegio de Managua donde estudia. Para él, el momento se disfruta mejor cuando uno está acompañado. “Más allá de los juguetes, la familia es el mejor regalo para Navidad”, enfatiza.

Compartiendo en taller de manualidades en SINSA con Conanca

“Cada Navidad nos reunimos con mis tíos, primos, mis papás; comemos juntos, bailamos, cantamos y nos dan regalos y sorpresas. Me gusta que podemos platicar y compartir cosas de nosotros y ver cuánto nos queremos”, apunta.

Un aprendizaje clave

Él fue atendido en el departamento de Hemato Oncología del Hospital Manuel de Jesús Rivera La Mascota, gracias al programa de apoyo a la niñez con cáncer de Conanca. Él sabe que la alegría está en las pequeñas cosas como colocar el Nacimiento bajo del árbol o hacer una esfera navideña con sus propias manos. A su corta edad está convencido que compartir es la verdadera clave para vivir la Navidad.

Óscar fue uno de los 15 niños que participó en el taller de manualidades que realizó SINSA con niños que forman parte del programa de atención de Conanca. Con ayuda de Maru Ramírez, de El taller de Maru, aprendieron a elaborar adornos navideños que los clientes pueden apreciar en la villa navideña de la tienda en Carretera a Masaya.

“Fue muy divertido porque además pude volver a varios de los amigos que tenía en el hospital y pudimos adornar el árbol de Navidad con arreglos que hicimos nosotros mismos”, agrega Óscar, quien decoró una esfera de cartón pintada con un muñeco de nieve.

Compartir es la clave para disfrutar la Navidad

Cada participante del taller hizo dos esferas sencillas con una base de madera, pintura y mucha creatividad. En total, los niños realizaron 30 adornos, todos ellos adornan el árbol de la villa navideña de SINSA.

Taller de manualidades con Maru en SINSA compartiendo un momento juntos

Maru Ramírez de El taller de Maru considera que actividades como ésta, además de fomentar la imaginación y creatividad de los niños, nos demuestran que “aunque en ocasiones podemos dar por sentado las capacidades de los niños por ciertas condiciones de salud, ellos pueden realizar este tipo de tareas que además los entretienen y dan un toque especial a un árbol de Navidad”.

Además, explicó que es una oportunidad para que los niños exploren su creatividad y tomen decisiones que “aunque podemos dar por sentado son importantes para ellos como elegir el color de la esfera”.

Jugar es también compartir

Camila, es otra paciente del Departamento de Hemato Oncología de La Mascota. Tiene siete años y es originaria de Tola, Rivas. Ella viaja todas las semanas para recibir tratamiento para eliminar un tumor en el cerebro que le fue diagnosticado hace seis meses. Por ello, ha tenido que dejar sus estudios, pero cuando tiene la oportunidad, disfruta los paseos al parque de su ciudad donde puede jugar con sus amigos.

“Me gustaría poder ir a una fiesta donde haya otros niños con los que pueda jugar y que haya sorpresas, regalos y mucha pasta para compartir”, dice la pequeña.

Así como Camila, existen más de 1,000 niños que reciben tratamiento contra algún tipo de cáncer en el Hospital La Mascota. Todos ellos, son atendidos de forma gratuita e integral gracias a la labor de Conanca y han aprendido el valor de compartir con sus seres queridos como la clave para disfrutar esta temporada.

Vos también podés compartir

Este año SINSA ha querido seguir el ejemplo y compartir con ellos un porcentaje de las ventas de los artículos navideños que se vendan entre el 1 de octubre y el 15 de noviembre.

Con esta donación, Conanca podrá mantener el programa de atención a los niños con el que el año pasado apoyaron a cubrir más de 14 mil consultas médicas, cerca de 12 mil sesiones de quimioterapia, 17 mil biometrías hemáticas y se realizaron casi 4 mil procedimientos especiales para atender a la niñez afectada por el cáncer infantil.

“Este esfuerzo ha ayudado a que alcancemos una tasa de sobrevivencia del 64 %, una cifra que nos recuerda que el cáncer se cura”, explicó Dalia Alemán, directora de la organización.

Seguí el ejemplo y hacé de esta Navidad, una época especial en la que compartir sea la clave para disfrutar esta temporada.