¿Por qué elegir un cielo raso de pvc para tu hogar?

¿Por qué elegir un cielo raso de pvc para tu hogar?

23 agosto, 2019 | Etiquetas: , , , ,

Admitámoslo. Un espacio no termina de verse acabado si no tiene cielo raso. Podrá estar recién construido o remodelado, con las paredes bien pintaditas, limpio, ordenado, pero si aún podés ver el esqueleteado del techo o el zinc, algo no encaja. Si querés darle ese toque final a tu techo o reparar los estragos de la humedad, los expertos de SINSA te dicen por qué un cielo raso de pvc es la opción.

Para cielo raso las alternativas son diversas. Están las clásicas como el gypsum y el plycem, pero también otras opciones más estéticas como los de madera o estilo machimbre, que, si bien ofrecen un acabado fino, su costo es elevado, además que puede agarrar polilla.

José María Mendoza, Gerente de línea de materiales de construcción de SINSA, indica que la tendencia más reciente es el pvc y explica las ventajas de usar esta opción para ambientes interiores por su versatilidad y diversidad de estilos.

Lo más actual

Lo que más se mueve ahora es el cielo raso de pvc. Es muy estético porque da un toque más elegante a los espacios y además tiene muchísimas bondades”, asegura Mendoza quien señala que puede encontrarse en diferentes colores y texturas, desde blanco tipo gypsum hasta los grises y color madera, castaño, pino o con tramas.

“En los techos de gypsum las goteras o la humedad provocan manchas y a veces debe reemplazarse toda la lámina, en un cielo raso de pvc eso no pasa. El agua se puede filtrar, pero no daña la pieza. Esa es quizás una de las ventajas más grandes de este tipo de material de construcción”, explica el experto.

Menos mantenimiento

Otra ventaja que destaca en este sistema de cielo raso, es que es libre de mantenimiento, ya que sólo tenés que limpiarlo con un trapo para eliminar el polvo. En cambio, un sistema de gypsum o plycem, puede despegarse o presentar fisuras, por lo que debés darle mantenimiento al menos cada tres años.

Sin embargo, existen áreas como la cocina donde a menos que tengás un extractor o algo que impida que el calor “pegue” de forma directa en las láminas, ya que esto puede despegar la pieza. Si esto sucede, pide revisar cada cierto tiempo y ajustarlas nuevamente, algo que no sucederá en otras áreas como la habitación o la sala.

Más fresco

Para ciudades como Managua, León y Chinandega donde las temperaturas son bastante más altas y la presión y humedad hacen que el bochorno sea casi insoportable, contar con una opción de cielo raso que aisle ese calor es bastante beneficioso.

Entre los sistemas tradicionales, el pvc es el que da una sensación más fresca en cada ambiente, advierte Mendoza, aunque reconoce que la inversión en este tipo de material puede ser entre 8 o 10 % más caro que un sistema de gypsum, por ejemplo.

Yo tengo gypsum en el porche, plycem en la sala y pvc en el cuarto, y de los tres ambientes el más fresco es el cuarto”, aclara.

Bonus: aislantes de calor

Y si todavía querés un ambiente más fresco, podés aprovechar la remodelación y utilizar un aislante especial para cielos falsos que impide que el calor entre en las habitaciones. De estos, explicar Rommel Guillén, de SINSA y experto en estos materiales, hay de rollos y láminas.

Los primeros tienen una medida estándar, lo que provoca desperdicios si no se calculó bien el área; en cambio, las láminas 2×2, permiten comprar la cantidad a utilizar.

En general, refiere Guillén, “estos aislantes se colocan entre el techo y el cielo raso y permiten reducir la temperatura hasta 20 grados menos de la sensación térmica que hay en el ambiente”.

Y si en su caso, no cuenta con cielo falso en su vivienda o un área de esta pero quiere evitarse el bochorno, existen opciones de espuma aislante que tienen una textura en la cara de abajo, lo que asemeja un cielo raso y es ideal para que además de refrescar, no se vea el zinc.